Presentación

 

“Expertos en ciencia y humanidad”

Es una gran satisfacción presentar esta primera jornada nacional de cuidados paliativos y así poder hacer realidad un deseo que en el grupo de trabajo todos compartíamos desde hacía tiempo.

Aunque hace relativamente pocos años que se conocen con tal denominación los cuidados paliativos, el cuidado y el acompañamiento de los enfermos a los que la medicina no puede curar, siempre ha ido unido a la figura del médico de cabecera.

Hubo un tiempo en el que no se alejaba el proceso de morir de la casa, ni de la vista de los ancianos y de los niños y en el que el paciente moría en su casa rodeado de su familia y de sus amigos. Una pieza clave de  ese tiempo era el médico que acompañaba con saber y con presencia. Era el tiempo en que se confortaba con la palabra y con el contacto físico y eso nos enorgullecía como profesionales. A medida que la tecnología fue ganando terreno empezamos a trasladar más a los pacientes moribundos al hospital con la vana esperanza de ganar un poco más de tiempo y el proceso de morir se fue deshumanizando.

¡Cuántas veces hemos escuchado que la labor de acompañar hasta la muerte a los enfermos y a sus familias debe de ser muy dura!  Sirvan estas palabras de la admirada Elisabeth Kübler-Ross para trasmitiros lo que se puede llegar a sentir:

“Para terminar quisiera aseguraros que estar sentado junto a la cabecera de la cama de los moribundos es un regalo, y que el morir no es un asunto triste y terrible. Por el contrario se pueden vivir cosas maravillosas y encontrar muchísima ternura”    

Os esperamos en Santander, creemos que puede ser una ocasión excelente para unir camaradería, gastronomía, ciencia y humanidad.
 

Rosa Díez Cagigal
Presidenta del Comité Organizador